La historia de Wizleep: cómo hemos creado el mejor colchón del mercado
30 de noviembre de 2023
¿Cómo sé si tengo que renovar mi colchón?
1 de febrero de 2024

¿Qué colchón comprar? Es una buena pregunta, aquí tienes la respuesta

Elegir colchón correctamente es clave para tu salud, tanto física como mental. Te ayudamos para que no te equivoques

¿Qué colchón me compro? Es la pregunta que se hacen las personas que se preocupan por su descanso y no quieren equivocarse con su elección. La elección de un colchón es clave para conseguir un descanso reparador, despertarse con energía y aprovechar al máximo cada día.

Son muy habituales los errores a la hora de elegir colchón. Los colchones y especialmente los materiales que los componen, son difíciles de comprender. En este post haremos un repaso por todo el proceso de elección de tu colchón, para que no te equivoques.

1. ¿De qué está hecho un colchón?

Cada colchón es un mundo, los materiales son muy diversos y en el mercado hay muchísimas posibilidades. Para entender de qué está hecho un colchón, primero hay que comprender cómo están estructurados. Todos los colchones tienen los siguientes elementos:

  • Exterior: Con un tejido tapizado (cerrado) o con funda extraíble
  • Primeras capas: Suelen ser capas viscoelásticas, de fibra o de espumaciones suaves.
  • Núcleo o soporte: Es la capa responsable de aportar firmeza. Suele estar compuesta de muelles, muelles ensacados o espumación firme

Por supuesto, cuanto más económico es el colchón, menos complejas son sus capas. Un colchón muy económico podría llevar muelles tradicionales (los de toda la vida) como soporte, una capa muy fina de fibra en la parte superior, y un tejido de baja calidad. Sin embargo, un colchón de mayor calidad podría llegar a tener 4 o 5 capas de confort sobre el soporte, que en este caso sería de muelles ensacados de alta calidad, o bien de una espumación de alta densidad (más adelante hablaremos sobre la densidad).

La tecnología avanza, los tiempos cambian, y con ello, los colchones también. A día de hoy, como experto en colchones, es fácil hacer un listado de materiales que suelen dar problemas de descanso, ya sea por su calidad o por sus cualidades. Nunca recomendaría a mis amigos un colchón de:

  • Látex sintético o látex natural: Suele dar problemas por su baja dureza y su poca capacidad de transpirar. En otras palabras, en un colchón de látex te hundirás demasiado y pasarás calor.
  • Muelles tradicionales: El bloque de muelles de toda la vida, hecho con alambre retorcido hasta la saciedad. Al contrario del látex, es un soporte con muy poca adaptabilidad y excesiva dureza. Notarás una presión incómoda en tu cadera o tu parte superior de la espalda. También dan problemas de ruidos porque los alambres rozan entre sí.
  • Espumaciones de baja densidad: Un soporte de espumación sujeta todo tu peso. Si esta espumación es de baja densidad, significa que tiene mucho aire en su interior. Con el tiempo y la presión, esas cápsulas de aire van colapsando, y ocurre el típico hundimiento que todos hemos sufrido alguna vez. ¿Tu colchón se hunde justo en la zona en la que sueles dormir? Es por este motivo. Una espumación está considerada de baja densidad por debajo de los 30 kg/m3. Sin embargo, yo recomiendo no bajar de los 40 kg/m3 para asegurar una durabilidad alta y no tener que cambiar de colchón cada 3 años.
  • Viscoelástico en grandes cantidades: El viscoelástico llegó hace unos años y revolucionó la forma de hacer colchones. Es un material fascinante, sobre todo porque al presionarlo podemos observar como esa memoria que lo caracteriza consigue mantener la deformación durante unos segundos, hasta que vuelve a su posición original. Los problemas que puede traer utilizar la espuma viscoelástica en exceso son:
    • Dificultad para cambiar de postura: Esa memoria que consigue que permanezca la deformación que provocamos al tumbarnos puede dificultarnos el movimiento en el colchón
    • Calor: Por el mismo motivo, la envolvencia del material hace que estemos “hundidos” en el colchón. Esto, en verano, puede ser verdaderamente agobiante
    • Cambios de firmeza: El viscoelástico además es un material termorreactivo. Cuando se calienta, es más blando. Cuando está frío, aumenta muchísimo su firmeza. Por tanto, en verano tendremos un colchón más suave y en inverno uno más firme. Estos cambios también ocurren durante una noche, pues cuando nos acostamos el colchón está frío después de todo el día vacío. Pero tras 3-4 horas de sueño, lo habremos calentado lo suficiente con nuestra temperatura corporal como para que cambie su firmeza. Por este motivo, ocurre muchas veces que cuando te acuestas el colchón parece cómodo y firme, y sin embargo por la mañana estás más hundido. Y probablemente esto provoque además que te duela la espalda.

2. Problemas derivados de tener un colchón inadecuado para ti

Si te identificas con alguno de los casos que nombro arriba, te aseguro que cambiar de colchón te va a cambiar la vida. Las consecuencias de elegir un mal colchón son infinitas, pero aquí destaco las más habituales:

  • Despertarse varias veces durante la noche
  • Sufrir dolores de espalda y cadera
  • Tener dificultad para conciliar el sueño
  • Despertarse con cansancio

En muchas ocasiones no somos conscientes de que es nuestro colchón el que puede estar provocando todos estos problemas. Ir frecuentemente al fisioterapeuta, las medicinas o las vitaminas no van a resolver estos problemas si es tu colchón el que los provoca.

3. ¿Qué materiales debe llevar mi nuevo colchón?

Esta pregunta es imposible de responder sin conocer más datos sobre tu cuerpo. Cada persona tiene unas necesidades diferentes y su colchón por tanto tendría que estar diseñado teniendo en cuenta peso y medidas corporales. Sin embargo, hay una serie de materiales cuyo comportamiento suele ser adecuado para la mayoría de los casos:

  • Espumaciones de alta densidad: Las espumaciones de alta densidad son las que tienen 40 kg/m3 o más. Esto asegura que el aire que encontramos dentro de la composición del material es mínimo y la durabilidad será alta. Evitaremos generar esa huella que habitualmente ocurre en los colchones de baja calidad. Este material será capaz de adaptarse al cuerpo y distribuir el peso por toda la superficie del colchón, evitando presionar las zonas de mayor concentración de peso.
  • Muelles ensacados: Un soporte de muelles ensacados está conformado por pequeños muelles en espiral, recubiertos individualmente con un saquito de tela. Son independientes entre sí, por lo que evitarán que los movimientos de un durmiente afecten al otro. Además, se adaptan individualmente a cada zona del cuerpo. Y al estar enfundados en saquitos de tela, no hacen ruido.
  • Viscoelástico: Eso sí, en su cantidad justa. Arriba hablamos de los problemas que puede traer un exceso de viscoelástico. Si lo utilizas para las capas superiores del colchón, en pequeñas cantidades, aportará una sensación de confort excepcional. Esa adaptabilidad extra que aporta este material es inigualable.

4. ¿Cómo elijo el colchón perfecto para mí?

Si quieres acabar eligiendo un buen colchón, tendrás que hacerte las siguientes preguntas:

  1. ¿Duermes a solas o en pareja?
    • Si duermes a solas, habrá que tener en cuenta únicamente tus necesidades. Sin embargo, la cosa se complica cuando duermes en pareja, pues encontrar un colchón que encaje con dos personas físicamente diferentes es muy complejo. En el mercado encontrarás algunos colchones que ofrecen dos mitades diferenciadas, pero aún así están lejos de ofrecer el rendimiento óptimo para estos casos.
    • En Wizleep ofrecemos al mismo precio, tu colchón ideal para una sola persona (con una superficie única de descanso), o para dos personas (con dos mitades diferenciadas internamente, exteriormente no se aprecia nada). Así, en el caso de que seáis dos, ambos dormiréis perfectamente.
  2. ¿Qué firmeza necesitas/necesitáis?
    • En España no tenemos una escala de firmezas estándar, como si existe en Francia o Alemania. Cada vendendor de colchones tiene su propia escala, lo que complica mucho acertar con tu firmeza óptima. Además, tu cuerpo no es una tabla. Puede que seas una persona ancha de hombros, o de cadera, lo que supondría que la firmeza de esa zona específica del colchón sea más alta que la del resto de tus zonas corporales.
    • En Wizleep lo único que necesitas para acertar de pleno con tu colchón, es introducir tus medidas y tu peso. A partir de ahí, nos encargamos nosotros. Crearemos tu perfil antropométrico y asignaremos unos materiales específicos para cada una de tus cinco zonas corporales (cabeza y hombros, espalda, cadera, parte superior de las piernas y parte inferior de las piernas). Así, todas tus zonas corporales tendrán la firmeza óptima y por tanto tu columna estará alineada. Dormirás como nunca, lo aseguramos.
  3. ¿Qué presupuesto tienes?
    • La compra de un colchón de calidad debería ser una prioridad. Sin embargo, no siempre podemos permitirnos grandes desembolsos.
    • En Wizleep ofrecemos el mejor precio posible, teniendo en cuenta que nuestros materiales son de máxima calidad (no hay nada mejor en el mercado). Además, permitimos financiar tu compra, dividiendo el pago en plazos.

Conclusiones

En resumen, elegir colchón y acertar es una tarea muy complicada. Requeriría de una investigación exhaustiva y aún así, nadie te asegura el éxito. En Wizleep facilitamos esta tarea: introduce tus medidas y tu peso, y nosotros diseñamos tu colchón ideal, te lo enviamos, y si no te gustase (prácticamente imposible) lo modificamos hasta que te encante.

Para empezar la configuración de tu colchón haz clic aquí

Otras historias para dormir...

¿Empezamos con la configuración de tu colchón?

  A tu espalda y a tus ojeras les gusta esto

¿Aún no te has decidido? ¿No quieres cambiar tu colchón todavía?

No hay problema. Indícanos cuándo tienes previsto cambiar de colchón, y no te contactaremos hasta entonces

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Tu nombre
Política de privacidad
Promociones

¡Consigue tu estudio gratuito!

Te enviaremos a tu correo un formulario para que nos indiques tus datos corporales y los de tu pareja de sueños (si la hay). ¡Empieza a dormir como nunca!

    ¿Por qué no entregamos en 24h?

    A diferencia de muchos de nuestros competidores, nosotros no almacenamos cantidades enormes de colchones fabricados y enrollados durante semanas. Esto nos impide ofrecer plazos tan rápidos como los de otras marcas del mercado, pero te aseguramos que sales ganando.

    Has tenido tu colchón actual durante... ¿8 o 10 años? Si quieres el mejor descanso posible, podrás esperar unos días más.

    • Tu colchón es único, es imposible tenerlo en stock
    • Una vez fabricado, directo a tu casa
    • No trabajamos con mensajerías (SEUR, GLS...) sino con agencias especializadas en transporte de mobiliario que subirán el colchón a tu casa